Sacerdote de la Arquidiócesis de Río muere debido a Covid-19

Sacerdote de la Arquidiócesis de Río muere debido a Covid-19

RIO DE JANEIRO, 15 de junio 20 / 03:30 pm (ACI).- La Iglesia de Río de Janeiro recibió con tristeza la noticia de la muerte del Padre Marcos Vinício Miranda Vieira, este domingo, 14. El sacerdote, buscado por los jóvenes cariocas, era párroco de la iglesia de San Juan Bautista en Río das Pedras y había estado luchando contra Covid-19 durante casi dos meses.

Después de dejar la condición grave, el sacerdote incluso grabó un video agradeciendo las numerosas oraciones y afecto que recibió.

«Para Dios nada es imposible. Cuando me tomaron en coma, renuncié a mi vida y a mi servicio al Señor», dijo en el video. Antes de su muerte, el sacerdote recibió la Unción de los Enfermos por su vicario parroquial, el Padre Renato Lima. Según la información en el sitio web de la Arquidiócesis de Río, fueron 55 días de hospitalización.

La misa del presente cuerpo del Padre Marcos Vinício se celebró en la mañana del lunes 15, en el jardín del Palacio de San Joaquín, en Gloria. El cuerpo fue trasladado a su ciudad natal de Juiz de Fora, en Minas Gerais, para su entierro.

«La Palabra de Dios nos muestra el camino. Jesús es la resurrección. Posee la vida y nos reserva en el cielo una morada eterna. Quien cree en él tiene vida para siempre. Fue esta vida para siempre la que el Padre Marcos anunció a lo largo de su vida como sacerdote. Soy testigo de su incansable labor como evangelizador y misionero», dijo el arzobispo de Río, el cardenal Orani Joao Tempesta, en su homilía.

El cardenal destacó un hecho sorprendente que sucedió durante el período del tratamiento del Padre Marcos. Cuando comenzó a regresar de un coma inducido el 31 de mayo, el sacerdote se despertó al mediodía, diciendo: ‘Nuestra Señora vino a visitarme’.

Con 52 años de edad y 24 años de sacerdocio, el Padre Marcos fue vicario adjunto de Caridad Social, vicario de la 2a Forania del vicariato Jacarepaguá, consejero de la Comisión de Recuperación del Patrimonio y coordinador de Cultura Religiosa de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro (PUC-Rio).

La página web de ArqRio también informó que el sacerdote «trabajó para formar la comunidad parroquial, construyó el edificio de la parroquia actual, en varias etapas, con varias plantas, para acoger a los fieles distribuidos en las decenas de movimientos pastorales y existentes. También fortaleció las dos capillas que ya existían, fundó la Capilla de San Nicolás y Santa Rita, en Areinha, y había iniciado la Comunidad de San Jorge, en jardim Clarice».

En cuanto a la pastoral con los más pobres, se recordaron los cursos, la atención médica y psicológica, la guardería y las misiones populares. «Otra marca de su pastoreo fue con la formación de niños y jóvenes, razón por la cual la parroquia tiene, en la Iniciación Cristiana, 1.200 catecismos», dijo el sitio.

Miles de manifestaciones y homenajes fueron publicados en las redes sociales recordando lo querido que era el sacerdote. En Facebook, la Arquidiócesis de Juiz de Fora dijo: «Dejamos nuestros profundos sentimientos de dolor a la familia del Padre Marcos Vinício y también a los Misioneros del Sagrado Corazón. Que se fomente la certeza de la resurrección en este momento difícil».

Breve historia

El Padre Marcos se unió a la Sociedad de Misioneros del Sagrado Corazón el 2 de febrero de 1992, y fue ordenado el 10 de febrero de 1996. Al servicio de la congregación, trabajó como vicario parroquial en la Parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en la Plaza Seca, en Río de Janeiro.

En 1998, fue trasladado a la Parroquia de San Pedro de Alcántara, en San Gonzalo. En 2002, regresó a la parroquia de la Plaza Seca, como párroco, y en 2006, fue trasladado de nuevo a la Parroquia de San Pío X, en Juiz de Fora, su ciudad natal. Cuando regresó a Río de Janeiro, se hizo cargo de la Parroquia de San Juan Bautista en Río das Pedras, cuando fue incardinado en la Arquidiócesis de Río.

Licenciado en Filosofía por la PUC, en teología por el instituto San Tomás de Aquino, ambos en Belo Horizonte (MG); Obtuvo una licenciatura en teología de la Pontificia Universidad Salesiana de Roma y una licenciatura en psicología y una maestría en teología de la PUC-Rio. En 2000, recibió el título de Ciudadano del Estado de Río de Janeiro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *