Los obispos denuncian la ley que prohíbe a los capellanes acompañar a los presos en el corredor de la muerte

Los obispos denuncian la ley que prohíbe a los capellanes acompañar a los presos en el corredor de la muerte

Texas, 18 de junio de 20 / 04:00 pm (ACI).- La Conferencia de Obispos Católicos de Texas (Estados Unidos) denunció la aplicación de una ley que impide a los capellanes acompañar a los condenados a muerte durante su ejecución, negándoles la posibilidad de «perdonar y redención».

El 12 de junio, los obispos presentaron un amicus curiae a la Corte Suprema de los Estados Unidos, en la que declararon su oposición al uso de la pena de muerte e indicaron que prohibir a los capellanes asistir a la sala de ejecución es una violación de la libertad religiosa.

Esa demanda se presenta en el caso del recluso condenado a muerte de Texas Rubén Gutiérrez, cuya ejecución programada para el 16 de junio se convertiría en la primera en el estado desde que comenzó la pandemia de coronavirus.

Gutiérrez, de 43 años, fue condenado a muerte por el asesinato de Harrison Schools en 1998 cuando intentó robar el dinero que la anciana estaba escondiendo en su casa de Brownsville, en el extremo sur de Texas.

Los abogados de Gutiérrez enviaron una carta al gobernador del estado en la que indicaban que su cliente es un «católico devoto» y que necesita tener acompañamiento espiritual durante su ejecución.

Además, solicitaron posponer la ejecución por 30 días para que el Departamento de Justicia Penal de Texas pudiera revisar la ley y volver a permitir que los capellanes estuvieran presentes durante la muerte del prisionero.

En un comunicado, la Directora Ejecutiva de la Conferencia de Obispos Católicos de Texas, Jennifer Carr Allmon, señaló que negar a un preso la oportunidad de tener un capellán durante su muerte «representa una terrible negativa a la posibilidad de perdón y redención».

Esta prohibición fue emitida como resultado del fallo de la Corte Suprema de 2019, donde el prisionero budista Patrick Murphy solicitó la presencia de su asesor espiritual durante su ejecución.

Hasta ese momento, la ley de Texas sólo permitía la presencia de ministros cristianos, imames musulmanes y sacerdotes. Sin embargo, con el fin de ofrecer un trato igualitario para todos los casos, la presencia de otra persona en la sala de ejecución, aparte del personal de seguridad, fue generalmente prohibida.

Krisanne Vaillancourt Murphy, directora ejecutiva de la Catholic Mobilizing Network, un grupo de trabajo que busca poner fin a la pena de muerte, transmitió la preocupación de los católicos y las personas de otras religiones por la ejecución de gutiérrez, y especialmente por la prohibición del estado de la presencia de asesores espirituales durante la ejecución.

Del mismo modo, el obispo de Brownsville, Texas, Don Daniel E. Flores, dijo que es inhumano y cruel negar a un prisionero el acceso a la guía espiritual y el acompañamiento ante la muerte inminente.

«Es una afrenta a las dimensiones morales y religiosas de la dignidad humana, que están claramente protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución», añadió.

Finalmente, el 16 de junio, la Corte Suprema bloqueó la ejecución de Gutiérrez una hora antes de su ejecución e indicó que si la sentencia fuera a favor del prisionero, le pediría a Texas que evaluara la prohibición de los capellanes en la sala de ejecución.

Debe determinarse «si habría graves problemas de seguridad si permitieran que un prisionero, que se enfrentaba a la ejecución, llamara a un asesor espiritual de su elección para que estuviera en su presencia inmediata durante la ejecución», señaló la Corte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *